domingo, 6 de enero de 2013

CONDENADA LA SUECA NECRÓFILA (fotos reales)






Algunos, los que leísteis el artículo que le dediqué, os acordaréis de esta mujer oriunda de la ciudad sueca de Gothenburg. Para los que no, incluyo enlace.  Finalmente, tras ser detenida por haber encontrado en su domicilio un esqueleto humano entero, cinco cráneos y diversos huesos, fue llevada ante un tribunal para ser juzgada por “perturbar la paz de los muertos” y usar aquéllos de manera “vergonzosa” y “nada ética”, tal y como informó la fiscal Kristina Ehrenborg-Staffas, delito castigado con hasta dos años de prisión por la Ley sueca. ¡Sic! Todos esos restos andaban dando vueltas por una morgue desde hace más de cincuenta años. Se me ocurre que no es esa la idea exacta de tranquilidad que pueda hacerse una, pero en fin…

 El tribunal de Gothenburg comenzó el juicio bajo la acusación de comprar y vender partes de esqueletos humanos y de usarlos para juegos sexuales. Las pruebas incluían fotos de la mujer con los restos, algunas en su cama o posando con un osito panda y una bandera de la extinta Unión Soviética.

  Además, junto con los restos humanos, la sueca guardaba un taladro, bolsas para cadáveres, fotografías de morgues –tenía el código de acceso a la morgue local- y de ella teniendo sexo con un esqueleto, además de dos CDs intitulados Mi necrofilia y Mi primera experiencia.

 También descubrieron una intervención en un foro en Internet en el que anuncia que abrirá una página web con fotos pornográficas "con hermosos hombres y mujeres muertos". Igualmente, había dejado escrito "me gusta mi hombre como sea, esté vivo o muerto. Me permite encontrar la felicidad sexual”; y “mi moral establece mis límites y estoy preparada para aceptar mi castigo si tuviera que pasar, porque valió la pena”.

En una larga confesión escrita contenida en Mi necrofilia, afirma ser necrófila desde la niñez y que esos sentimientos adquirieron un carácter sexual en la pubertad.

En la apertura del juicio, la mujer negó de nuevo a través de su abogada todas las acusaciones y resaltó que su afición por los esqueletos obedece a un interés histórico y que no los ha tratado de forma vejatoria.

   Según un examen psiquiátrico preliminar, la acusada no padece ningún trastorno mental grave.

  La mujer, que ha permanecido en prisión preventiva desde su arresto en septiembre, nunca ha ejercido una actividad profesional y vive de la ayuda de los servicios sociales.

  Finalmente fue condenada a tareas comunitarias y a asistir a tratamiento psiquiátrico acusada de sustraer huesos de una morgue.

  ¿Qué queréis que os diga? Bajo mi punto de vista y analizando la cuestión objetivamente, no encuentro que esta chica haya hecho nada malo. Si hubiese profanado alguna sepultura para hacerse con los restos, podría acusársele moralmente por el daño causado a las familias, pero tratándose de huesos anónimos que llevaban más de 50 años dando vueltas por una morgue, se me ocurre que no les ha dado un destino peor que el que allí tenían. Incluso, los que quedaron en su casa, tuvieron uno bastante mejor, por cuanto fueron cuidados por ella con cariño y esmero.

  Por otro lado, el análisis subjetivo me leva a simpatizar enormemente con ella. Varios de mis relatos tienen una clara inspiración necrófila. Realmente, me gustaría poder algún día sentarme con ella para charlar acerca de todo esto e intercambiar impresiones. Para una autora dedicada al género del terror gótico, dicha posibilidad no tendría precio.  Fotos reales de la necrófila y los restos.

Fotos reales de la mujer y los huesos hallados en su domicilio. Click para ampliar las imágenes.














No hay comentarios:

Publicar un comentario