viernes, 29 de junio de 2012

¿QUÉ ES EL LUCIFERISMO? 4ª PARTE: EL LUCIFERISMO Y LA CIENCIA (por Isabel Goldwie)


 

Pese a lo que podáis pensar muchos, los principios y postulados luciferinos están resultando más compatibles con los científico de lo que se hubiera podido pensar hace todavía no muchos años. El ejemplo que más a menudo suelo citar, es la concepción de la realidad de ésta doctrina. Según ella, los seres humanos habitamos un plano de la realidad, que no es sin embargo uno más entre otros varios. Se habla así del inframundo para referirse a aquél en que se moverían Lucifer y los otros seres superiores, y de “la partida hacia otros planos” que ya he comentado. También de una macrorealidad que nos envuelve y no percibimos, pero que sin embargo captamos de alguna manera, especulándose que, las coincidencias entre religiones a que me referí al principio, vendrían dadas por esa misma percepción por parte de los distintos pueblos que conoció la humanidad, explicada por cada uno a su manera y según sus posibilidades.

Pues bien, esto podría muy bien corresponderse con la moderna teoría de cuerdas y su universo multidimensional. Según la física de vanguardia, habitamos un universo de once dimensiones, de las cuales sólo conocemos y nos movemos por cuatro. A saber: ancho, largo, alto y tiempo. Nuestros sentidos sólo captan la porción de realidad perteneciente a éstas. Sin embargo quedarían siete restantes -curiosamente, siete son precisamente los planos que, según la Biblia de Lucifer y el postulado luciferino, ha de atravesar Lucifer para descender hasta el tiempo de los hombres-, que nos envolverían sin percibirlas, así como tampoco percibiríamos a los seres que en esas realidades pudieran desenvolverse. No obstante es de suponer que pudieran darse combinaciones de dimensiones diferentes. Si nosotros nos desenvolvemos en ancho, largo, alto y tiempo, podría darse que, determinados seres, se movieran en X, Y, largo y Z, por ejemplo, con lo cual compartiríamos una dimensión y existirían determinadas “interferencias”, que podrían corresponderse con seres que el ser humano ha mediocaptado desde siempre y, en su ingenuidad, concebido como fantasmas, extraterrestres, seres mitológicos, duendes, etc, a los que se atribuyen extrañas apariciones y desapariciones. Éstas distintas combinaciones de dimensiones, coincidentes en mayor o menor medida, o incluso en ninguna, con la nuestra, se corresponderían con los distintos planos de que hablé.

Pero aun podría haber más. Desenvolviéndonos en una realidad parcial de cuatro dimensiones, insertada en una total de once, podría ser también que, perteneciendo a ella como pertenecemos, percibiéramos de alguna manera algo de aquello que nos envuelve y no captamos plenamente. Dado que no sería con nuestros sentidos, no podríamos traducirlo a concepciones posibles para nuestra mentalidad, que únicamente concibe en alto, largo, ancho y tiempo. Esto podría corresponderse con esa misma realidad captada por los distintos pueblos, que dio lugar a las distintas religiones según la explicación de cada cual, pero con coincidencias notorias entre ellas.

Finalmente, los dioses de que se habla en aquéllas, Lucifer, los ángeles y demás, podrían resultar seres multidimensionales. Seres, en su caso, capaces de percibir la realidad en su total dimensión y desenvolverse por toda ella a través de todos los planos y dimensiones que la conforman. La figura de Creador queda al margen de esta hipotética clasificación. De existir -la doctrina luciferina cree que lo hace-, este ser no sólo se desenvolvería a través de la realidad en su totalidad, sino que sería la fuente de ésta.

En fin, para entender la cosa más o menos hay que dedicar muchas horas a la lectura científica y proceder a la contrastación, pero he querido citar en éste artículo una comparación que suelo hacer cuando intervengo en debates sobre el tema. 




Próximo:

5ª parte: para finalizar

3 comentarios:

  1. Ogual que en el otro mensaje te digo. Me alegra que así lo encuentres. ;-)

    ResponderEliminar
  2. Hace tiempo pence algo muy parecido me emociona mucho leer hacerca de ello.

    ResponderEliminar