lunes, 11 de junio de 2012

ACERCA DE ISABEL GOLDWIE Y EL LUCIFERISMO



El público lego en la materia, y hasta gran parte de los conocedores del tema y aun practicantes de las distintas doctrinas llamadas –erróneamente en muchos de los casos- satánicas, suelen confundir unas de éstas con otras. Muchos creen que, en definitiva, son todas cultos al Maligno con distintas variantes.

Entre tal confusión, destaca la referente a la identificación de luciferismo con satanismo teísta, tradicional o creyente –como más guste llamarlo-. En realidad se trata de cosas muy distintas. Tan distintas, que lo cierto es que tienen muy poco o nada que ver entre sí. Ni siquiera la figura de un Diablo al que adorar, como es de común y erróneo entendimiento.

Conocí a Isabel Goldwie hace años, en Redsatánica.com, la web oficial de la iglesia satánica laveyana. De entre todo lo que pululaba por allí, había algunas opiniones muy notables, y una de ellas, sin duda alguna, era la de esta usuaria, que se afirmaba luciferina practicante.

Isabel escribió un artículo que, todavía hoy, puede leerse en la biblioteca de la web. Un excelente texto que describe detalladamente la historia y particularidades de dicha doctrina y sus diferencias teóricas, doctrinales –valga la redundancia-, litúrgicas, filosóficas, etc respecto de las demás creencias englobadas -equívocamente, insisto- en lo que se ha dado en llamar “cultos al Diablo”.

Intimé con ella y llegamos a mantener un intenso intercambio de opiniones e ideas vía mail y chat. Fue en una época en que la que escribe buscaba y acumulaba información sobre todo este mundo fascinante y siniestro. Información hermética y muy difícil de hallar en ocasiones. De entre incontables fuentes consultadas, Isabel fue una de las pocas –poquísimas-, que me aportó algo más que tópicos y estereotipos que cualquiera podría conocer viéndose un par de películas.

Hace tiempo que dejé de saber de ella. Su artículo se extendió por la Red. Hoy aparece en varias webs cuando se introduce su título en Google y hasta ha sido traducido a otros idiomas. Ella misma, además de fuente, fue una gran inspiración, hasta el punto de haberla convertido en uno de los personajes secundarios de mi primera novela, “Pasión gótica: una historia de horror”, y principal de la segunda.

Le debía pues este homenaje. Su artículo servirá para ello, amén de para ilustrar a todos los interesados en este universo de luces y sombras. Pienso que tampoco sería imposible que ella llegase a leerlo. Me gusta pensarlo al menos, ya que no he podido decirle directamente hasta qué punto llegó a serme útil la información que me facilitó y hasta dónde llegó a inspirarme.

En uno o dos días subiré la primera parte del artículo. Vaya por delante pues esta presentación.

Dedicado a Isabel Goldwie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario