domingo, 10 de febrero de 2013

LÍDIYA LITVIAK, LA “ROSA BLANCA” DE STALINGRADO: DE LA HISTORIA A LA LEYENDA







Me vais a perdonar que vuelva a incluir un artículo que nada tiene que ver con el mundo del terror gótico, pero es que la historia de esta chica realmente me ha impresionado -me toca algo sensible teniendo familia rusa-. Además, es sabida la clara tendencia gótica por la cultura en general y, muy en particular, temas como la historia épica.
Apenas siendo una niña todavía, esta chavala sembró el terror entre los aviadores nazis de la IIª Guerra Mundial. Tiene todos los ingredientes del mito y la leyenda, incluida una muerte en combate. Os dejo con su historia.
………………………………………

Lídiya Litviak

Lídiya Vladímirovna Litviak, (en ruso: Лидия (Лилия) Владимировна Литвяк, 18 de agosto de 1921 – 1 de agosto de 1943), también conocida como Lidia Litvyak, Lydia Litvak, Lilya Litvyak, Lily Litvak o la Rosa Blanca de Stalingrado, fue una piloto de caza de la Fuerza Aérea Soviética durante la Segunda Guerra Mundial. Resultaron notorias sus acciones durante la Batalla de Stalingrado, dando así pie al apodo con el que ha pasado a la historia.
A los 21 años de edad, con doce victorias en solitario y de dos a cuatro compartidas, se convirtió en una de las dos ases de combate femeninos de la historia militar mundial –siendo la otra su camarada Katia Budánova–. Lidia mantiene actualmente el récord de derribos en combate real a manos de una sola mujer. Por todo ello, y habiendo desaparecido en acción durante la Batalla de Kursk, fue finalmente reconocida como Heroína de la Unión Soviética.

Formación

Nacida en Moscú, a Lidia le gustaba la aviación desde niña. Con 14 años se apuntó a un aeroclub popular soviético, y a los 15 pilotaba un avión por primera vez. Obtuvo un carné de piloto deportivo a los 16, y a finales de los años 1930 recibió la licencia de instructora de vuelo.

Segunda Guerra Mundial

Al comenzar la invasión nazi de la Unión Soviética en junio de 1941, Lidia quiso unirse voluntarimente a una unidad de aviación militar, pero fue rechazada por su falta de experiencia. Tras exagerar su historial de vuelo de preguerra en 100 horas de vuelo, logró que la admitieran en el 586º Regimiento de Cazas (586 IAP) creado por Marina Raskova y compuesto únicamente por mujeres. Allí, Lidia se entrenó a los mandos de un avión de caza Yakovlev Yak-1.



        Una vez, en Engels, hicieron salir a Lilya de la formación matutina. Llevábamos el uniforme de invierno, y ella había cortado los bordes superiores de sus botas altas de piel a fin de hacerse un fular para su traje de vuelo. Marina Raskova, nuestra comandante, le preguntó cuándo había hecho eso. Lilya contestó: "Durante la noche". Lilya quería vestir a su manera. Raskova le dijo que durante la noche siguiente, en vez de dormir, volviera a coser la piel en su sitio. [...] Era muy extraño: había una guerra en marcha y esta rubia, esta chiquilla, estaba pensando en adornos para su traje. Me pregunté: ¿qué clase de piloto va a ser esta, si no le preocupa nada más que su fular y su aspecto?
       Inna Pasportnikova, mecánica de Lídia, en A. Noggle y C. White: Un Baile con la Muerte: aviadoras soviéticas en la Segunda Guerra Mun

Victoriosa en el regimiento de los hombres

Lidia llevó a cabo sus primeras misiones de combate durante el verano de 1942, sobre Sarátov. En septiembre la asignaron —junto a Katia Budánova, otras seis mujeres piloto y personal de tierra femenino— al 437 IAP, un regimiento masculino corriente que luchaba en Stalingrado, donde estaban sufriendo pérdidas cuantiosas. Allí pilotaba un caza Lavochkin La-5 y el 13 de septiembre de 1942 logró derribar sus dos primeras aeronaves enemigas sobre Stalingrado. Su primera caza, conseguida en la segunda misión que realizaba, fue un bombardero Junkers Ju 88 o quizás un Heinkel He 111 en cooperación con el comandante del regimiento.
Pero minutos después alcanzaba su primera victoria en solitario, haciendo caer un caza Messerschmitt Bf 109 G-2 "Gustav" pilotado por un as alemán que tenía once victorias a sus espaldas y estaba condecorado tres veces con la Cruz de Hierro: el sargento Erwin Maier de la 2ª Staffel, Jagdgeschwader 53. Maier pudo saltar en paracaídas y fue capturado por las tropas soviéticas. Entonces pidió que le permitiesen conocer al as ruso que había sido capaz de derribarle. Cuando le presentaron a Lidia, una muchacha menuda que acababa de cumplir 21 años, Meier creía que sus captores le estaban gastando una broma.
           

Algunas veces, los hombres pilotaban el mismo avión que Lilya, porque había pocos aparatos disponibles. Lilya era muy pequeña y bajita y cada vez que los chicos volaban en su avión, yo tenía que ajustar los pedales del timón, y luego ajustarlos de nuevo cuando Lilya iba a pilotar. Mis amigos me decían que yo siempre estaba con las piernas en alto, porque tenía que meterme de cabeza a la cabina para corregir los pedales.
         Inna Pasportnikova, mecánica de Lídia, en A. Noggle y C. White: Un Baile con la Muerte: aviadoras soviéticas en la Segunda Guerra Mundial  

El 27 de septiembre Lidia comenzó a llamar la atención de sus superiores al derribar otro bombardero Junkers Ju 88 en solitario y un Messerschmitt Bf 109 junto a Raisa Belyayeva. Entonces Lidia, a la que todos llamaban Lily o Lilya (en ruso: Лилия, lirio o azucena), se hizo pintar un lirio blanco en su avión como elemento distintivo. Pero desde la distancia, aquel lirio parecía más bien una rosa. Nacía la leyenda de la Rosa Blanca de Stalingrado, la muchacha de 21 años que hacía huir a los pilotos nazis en cuanto distinguían aquella flor mortífera pintada en su fuselaje. Hacia finales de 1942, Lidia fue trasladada al 9º Regimiento de Cazas de la Guardia (9 GvIAP), una unidad de élite.

La cazadora por libre

Entonces, el 11 de febrero de 1943, poco después de la victoria soviética en Stalingrado, Lidia hizo caer otros dos aviones alemanes: un Junkers Ju 87 Stuka en solitario y un Focke-Wulf Fw 190 compartido con Alexei Solomatin. Así alcanzó los cinco derribos y Lidia se convirtió en uno de los dos únicos ases femeninos de la historia de la aviación militar mundial (la otra es su camarada Katia Budánova). Apenas doce días después fue condecorada con la Orden de la Estrella Roja, ascendida a subteniente y seleccionada para tomar parte en un grupo de táctica aérea de élite llamado okhotniki, o cazadores por libre. Esto consistía en que dos pilotos de gran capacidad se elevaban para buscar blancos enemigos siguiendo su propio criterio e iniciativa, en vez de hacerlo como parte de una operación más grande y más controlada.


{{Cuando Lilya se aproximaba al aeródromo después de una victoria, era imposible verla: llegaba volando a muy baja altitud y se ponía a hacer acrobacias de repente sobre el campo de aviación. El comandante del regimiento bramaba: "¡La voy a destrozar por esto! ¡Le voy a dar una lección!" Después de aterrizar y corretear hasta nuestra posición, Lilya preguntaba: "¿Me ha gritado mucho papá?" Y él le gritaba, pero después se admiraba de lo que había hecho. En estas ocasiones volaba tan bajo que las cubiertas de los aviones se sacudían y se las llevaba el viento que Lilya producía al pasar.
    |Inna Pasportnikova, mecánica de Lídia, en A. Noggle y C. White: Un Baile con la Muerte: aviadoras soviéticas en la Segunda Guerra Mundial}}


El 23 de marzo resultó herida en combate y tuvo que practicar un aterrizaje forzoso debido a los daños sufridos por su aparato, pero se recuperaría pronto. Entre marzo y mayo derribó sin ayuda cuatro cazas Messerschmitt más, así como otro bombardero Junkers Ju 88. Estas hazañas la convirtieron también en un as en solitario, la máxima categoría entre los combatientes del cielo.
El 21 de mayo su compañero e igualmente as soviético Alexei Solomatin murió a la vista de todo el regimiento, mientras instruía a un piloto novato. Lidia quedaría muy afectada, y escribió una carta a su madre contándole que había estado enamorada de él. La mecánica de Lidia, sargento mayor Inna Pasportnikova, relató en 1990 que a partir de este momento la joven ya no quería volar más que en misiones de combate, y que ahora luchaba con furia y "desesperación".
El 31 de mayo Lidia se presentó voluntaria para derribar un blanco extremadamente difícil y peligroso: un globo de observación artillera manejado por un oficial alemán. Usando estos globos, el enemigo podía asignar blancos precisos para la artillería desde grandes distancias, causando grave devastación. Muchos pilotos ya lo habían intentado destruir antes que ella, pero todos ellos fueron rechazados por los densos cinturones de fuego antiaéreo que lo protegían. En el primer intento Lidia tuvo que darse la vuelta también, pues resultaba imposible superar aquellas barreras de flak. Después, propuso a su comandante un plan diferente: lo atacaría desde atrás, volando en un amplio círculo de decenas de kilómetros sobre territorio controlado por los nazis:


Tras elevarse, Lilya no voló hacia la línea del frente, sino paralela a la misma, hacia el área donde los alemanes no tenían ni tropas ni artillería. Por allí atravesó la línea del frente sin que la vieran, para volar hacia su retaguardia, escogiendo la hora del día en que podría acercarse al globo desde la dirección del sol. Nadie se esperaba que Lilya apareciese por ese lado. Abrió fuego con munición trazadora, el hidrógeno del dirigible se incendió y cayó a tierra...
     Inna Pasportnikova, mecánica de Lídia, en A. Noggle y C. White: Un Baile con la Muerte: aviadoras soviéticas en la Segunda Guerra Mundial

El 13 de junio de 1943 la nombraron comandante del 296º IAP, que pronto pasó a denominarse 3er escuadrón del 73º Regimiento de Cazas de la Guardia. Ahí resultó herida y tuvo que realizar un aterrizaje forzoso de nuevo, el 16 de julio, en una batalla aérea donde derribó un caza Messerschmitt que según algunas fuentes llevaba un As de Picas pintado en el fuselaje; tal cosa se correspondería con algún as alemán.
Pero el 19 de julio, Lidia ya estaba volando de nuevo, y al terminar el mes había logrado destruir tres cazas Messerschmitt enemigos más. Su último derribo confirmado se produjo el 31 de julio.


Después de que la derribasen por primera vez, le dieron un avión Yak-1 nuevo. Los chicos querían impedir que siguiera volando porque querían salvarla, pero les resultó imposible: Lilya era una comandante de vuelo.
     Inna Pasportnikova, mecánica de Lídia, en A. Noggle y C. White: Un Baile con la Muerte: aviadoras soviéticas en la Segunda Guerra Mundial
    

La última misión

Al día siguiente, el 1 de agosto de 1943, la Batalla de Kursk (sector sur) proseguía con toda su intensidad. Lidia salió a combatir cuatro veces en ese día, y se cree que pudo conseguir otro derribo durante la mañana, aunque no se ha podido confirmar.
Finalmente, durante la cuarta misión de la jornada, escoltando un vuelo de aviones de ataque Ilyushin Il-2 Sturmovik a través del río Mius y la carretera que controlaba la cuenca indutrial del Donbass, varios cazas Messerschmitt Bf 109 les atacaron por sorpresa desde lo alto. El Yakovlev Yak-1 de Lidia resultó alcanzado por fuego de ametralladora. Sus acompañantes la vieron caer hacia las nubes. El piloto soviético Ivan Borisenko descendió para tratar de encontrarla, aunque no se avistaba ningún paracaídas, ni ninguna explosión, ni humo; no tuvo éxito. Pero Lidia nunca regresó. Tenía aún 21 años.

Memoria

Como no se pudo recuperar su cadáver, las autoridades soviéticas sospecharon que podía haber caído prisionera, lo que bloqueaba su reconocimiento como Heroína de la Unión Soviética. Aunque, naturalmente, mantuvo su Orden de la Bandera Roja, la Orden de la Estrella Roja y su doble Orden de la Guerra Patriótica.
Entonces, su mecánica Inna Pasportnikova se embarcó en una búsqueda de 36 años de duración para encontrar los restos del Yakovlev Yak-1 donde Lidia fue vista por última vez. Familiares de la aviadora, el público y los medios de comunicación soviéticos la apoyaron en su tarea. Inna y sus ayudantes utilizaban un detector de metales para localizar lugares donde un avión pudiera haber sido derribado durante la guerra. En 1979, después de descubrir más de 90 lugares donde otros pilotos habían caído, se enteraron de que una aviadora no identificada fue enterrada por aquellas fechas bajo el ala de su aparato cerca de la localidad de Dmitrievka (Donetsk), con una herida mortal en la cabeza; después, los restos del avión habrían sido retirados del lugar bien por los alemanes o bien por los soviéticos que tomaron la zona al día siguiente. Este lugar se encuentra muy próximo al lugar donde cayó Lidia.
En tiempos recientes, algunos autores han planteado dudas sobre su destino final, sin aportar ninguna prueba al respecto. Yekaterina V. Vaschenko, conservadora del Museo Litvyak, asegura que el cuerpo fue desenterrado y examinado por especialistas forenses, determinando que pertenecía a la aviadora.
El 6 de mayo de 1990, el presidente de la URSS Mijaíl Gorbachov condecoró finalmente a la teniente primera Lidia Litvyak con la Estrella de Oro de Heroína de la Unión Soviética, como as de la aviación desaparecida en combate.
Lidia da nombre a una calle de Moscú, tiene un museo y un monumento a su memoria en Krasnyi Luch (Ucrania) y aparece en el Libro Guinness de récords mundiales como la mujer con más derribos conseguidos en toda la historia de la aviación. Se la ha incluido también como personaje en diversas series de anime.



Teniente primera
Años de servicio
1942 - 1943
Apodo
La Rosa Blanca de Stalingrado
Lealtad
Bandera de la Unión SoviéticaUnión Soviética
Servicio/rama
Flag of the Soviet Air Force.svgFuerza Aérea Soviética
Unidad
586 IAP, 437 IAP, 9 GvIAP, 73 GvIAP
Condecoraciones
Order of the Red Banner 1.jpgOrden de la Bandera Roja
Order-of-the-Red-Star.jpgOrden de la Estrella Roja
Orden-otechestvennoy-voyny A0078505.jpgDoble Orden de la Guerra Patriótica
Hero of the USSR.pngHeroína de la Unión Soviética
Mandos
Comandante, 3er escuadrón, 73ª IAP de la Guardia
Participó en
Segunda Guerra Mundial
  • Batalla de Stalingrado
  • Batalla de Kursk

Nacimiento
18 de agosto de 1921
Bandera de la Unión SoviéticaMoscú
Fallecimiento
1 de agosto de 1943
Bandera de la Unión SoviéticaProbablemente cerca de Dmitrievka (Donetsk, Ucrania). Desaparecida en acción.




Con tu muerte traspasaste los límites de la Historia para entrar en la leyenda. Siéntete orgullosa donde quiera que estés. Hoy eres mito e inspiración para miles de chicas de tu país y otros, que siguen tu ejemplo y para las cuales constituyes modelo a seguir.

Resumen de victorias de la as soviética Lidia Litvyak

Fecha
Lugar
Enemigo derribado
Pilotando
Unidad
En solitario
Confirmado
13.09.1942

437 IAP
No


Caza Messerschmitt Bf 109G pilotado
por el as Erwin Maier (triple Cruz de Hierro)
Lavochkin La-5
437 IAP
27.09.1942
Stalingrado
Bombardero Junkers Ju 88
Lavochkin La-5
437 IAP


Caza Messerschmitt Bf 109
Lavochkin La-5
437 IAP
No
01.03.1943
Avión de ataque Junkers Ju 87 Stuka
9 GvIAP


Yakovlev Yak 1b
9 GvIAP
No
22.03.1943
Bombardero Junkers Ju 88
Yakovlev Yak 1b
9 GvIAP


Caza Messerschmitt Bf 109
Yakovlev Yak 1b
9 GvIAP
05.05.1943
Frente Oriental
Caza Messerschmitt Bf 109
Yakovlev Yak 1b
9 GvIAP
07.05.1943
Frente Oriental
Caza Messerschmitt Bf 109
Yakovlev Yak 1b
9 GvIAP
31.05.1943
Frente Oriental
Globo de observación artillera protegido
por densos cinturones de Flak antiaérea
Yakovlev Yak 1b
9 GvIAP
16.07.1943
Frente Oriental
Caza Messerschmitt Bf 109 "con
un As de Picas pintado en el fuselaje"
Yakovlev Yak 1b
3–73 GvIAP
19.07.1943
Frente Oriental
Caza Messerschmitt Bf 109
Yakovlev Yak 1b
3–73 GvIAP
31.07.1943
Caza Messerschmitt Bf 109
Yakovlev Yak 1b
3–73 GvIAP


Caza Messerschmitt Bf 109
Yakovlev Yak 1b
3–73 GvIAP
01.08.1943
Donetsk
Caza Messerschmitt Bf 109
Yakovlev Yak 1b
3–73 GvIAP
No
No
01.08.1943
Donetsk
Desaparecida tras ser derribada
por 4 cazas Messerschmitt Bf 109
Yakovlev Yak 1b
3–73 GvIAP




1 comentario:

  1. La foto con la que empiezas el artículo no corresponde a Livia Litviak. Se trata de Natalia Meklin. No se parece nada al resto de fotos (que afortunadamente sí es Livia), además de que no es rubia, no sé si te has dado cuenta. Creo yo que hay que investigar mejor. O investigar, simple y llanamente.

    ResponderEliminar