lunes, 9 de julio de 2012

MÁS ALLÁ DE LAS DIMENSIONES Y LA MUERTE (secuencia de la novela “Lucifer odia a Satán; Satán odia a Lucifer-“, de Ana Negra)




 En los suburbios de París, una pareja se hospeda en un hostal de mala muerte, su clientela habitual constituida por inmigrantes sin recursos, prostitutas baratas y maleantes. Insalubre y sucio, las más básicas condiciones de higiene rozando los mínimos requeridos. Sus manos entrelazadas, tumbados boca arriba sobre el colchón, ajenos a las cucarachas que, de tanto en tanto, corretean sobre su piel.

Completamente desnudos, empapados en sudor, su mirada permanece fija en algún punto del techo, viendo más allá de las formas, trascendido por su consciencia lo puramente físico para explorar lo astral. Su carne permanece en este mundo, pero su más verdadera esencia viaja por otros lejanos, en los cuales aquél no resulta sino vago sueño apenas recordado.

 Llevan así más de dos días, sin que durante éstos haya mediado entre ellos contacto físico más allá del que une sus dedos. No obstante, en un plano que trasciende las fronteras de lo material y aun de lo mental, Thusiraz y Gloria viajan por otros mundos mucho más unidos de lo que jamás nadie podrá llegar a estarlo en éste, sus dobles etéreos indagando aquéllos. Experiencia totalmente novedosa para la mujer, que ya ni siquiera recuerda cómo accedió a tal estado. Ocurrió en otro universo... en otra vida.

  Juntos se aproximaban ahora a los de abajo, las sobrecogedoras regiones infernales donde el hombre se enfrenta a sí mismo, volviendo la cara hacia ese abismo mental que le aterroriza y evita mirar, reviviendo acciones conjuntamente vencidas en otros tiempos con la misma audacia que les es inherente.

 En un momento dado, Gloria comprende que algo ha ocurrido. Es incapaz de moverse. No puede avanzar ni retroceder, inmovilizada en una estrecha banda vibratoria. Al instante entiende que se haya atrapada en una franja que separa dos dimensiones… esa franja que el ser humano conoce con el nombre de muerte.

  Siente su cuerpo etéreo poderosamente atraído hacia la pesada carcasa carnal que dejó en la realidad física. Puede percibir murmullos. Alguien se debate angustiosamente en la habitación del mísero hostal. Como en un sueño, ve a Jörmundgand inclinarse sobre ella. Le sonríe tranquilizándola, a la vez que le tiende una fuente de cristal conteniendo un líquido espeso y rojo. Con la mano que le queda libre, toma su cabeza por detrás para ayudarla a incorporarse un poco y beber. Sabe que lo que está tomando es sangre humana.

  Un instante después ha regresado al plano astral. La franja ya no la retiene. La muerte ya no representa para ellos una frontera insalvable. Imbuidos de inmortalidad por el poder del vital elixir, en adelante no les sería posible morir. Había despertado en ellos la consciencia viviente en ésta, con lo cual les había sido concedido el don de la imperecibilidad. En lo sucesivo podrían revivir en sus descendientes, suyo el poder de despertar conscientes en la sangre.

  Libres pues de las cadenas que les lastraban, continuaron su viaje común hacia el inframundo.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

 
“Lucifer odia a Satán” es la historia de un ser en cuya naturaleza se mezcla lo demoníaco con lo divino, que vive un drama de proporciones humanamente inimaginables atrapado entre dos mundos, insertada la trama en el contexto de la tradicional rivalidad entre las sectas satánicas y luciferinas, las cuales, al contrario de lo que pueda pensar el lego, vienen a ser cosas muy distintas.
Una novela de terror gótico por cuyas páginas desfilarán seres interdimensionales y en la cual asistiremos a siniestros rituales de magia negra y duelos a muerte entre nigromantes. En medio de todo, unos jóvenes implicados de la forma más casual, pero completamente, hasta el punto de verse condicionados por las circunstancias a tomar partido, sus vidas por garantía en la apuesta.



No hay comentarios:

Publicar un comentario